Clausura del Año Jubilar

11 septiembre 2019 - 14:51 -- hefcr

La solemne liturgia eucarística marcó la culminación de las celebraciones del Jubileo, el sábado 7 de septiembre. En este día de celebración y de alegre compartir, nos reunimos en la catedral de Maribor para agradecer al Señor desde lo profundo del corazón.

La celebración eucarística fue presidida por el Cardenal João Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica y concelebrada por muchos obispos, incluido el arzobispo metropolitano de Maribor, Mons. Alojzij Cvikl, arzobispo metropolitano de Ljubliana y presidente de la Conferencia de Obispos eslovenos, Mons. Stanislav Zore, arzobispo metropolitano de Pesaro y presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Piero Coccia. También estuvieron presentes muchos sacerdotes, diáconos, laicos y, sobre todo, hermanas provenientes de diferentes partes del mundo. La Santa Misa comenzó con una procesión en la que participaron la Superiora General H.M. Klara Šimunović, todas las Superioras provinciales, la Superiora regional, los sacerdotes y nueve obispos.

La Superiora general, H.M. Klara saludó a los presentes, agradeció al Cardenal por su disponibilidad para presidir la celebración de la clausura de nuestro Jubileo. En su hermoso discurso, resaltó sobre todo la presencia benevolente y fiel de Dios en la historia de nuestra Congregación.

Durante la homilía, el Cardenal señaló que los Fundadores sabían que el trabajo que iniciaron era querido por Dios. Hablando de nuestra Fundadora, Madre Margarita Pucher enfatizó que ella era una mujer simple, una mujer de fe, de compasión y por lo tanto, tenía un corazón de madre. Luego, dirigiéndose a nosotras, nos dijo que si seguimos su carisma, seremos muchas madres en el mundo de hoy.

Las hermanas de la República Democrática del Congo han presentado los dones para el ofertorio cantando y haciendo gestos como es costumbre en su país.

Al final de la misa, el arzobispo mons. Stanislav Zore, en representación de la Conferencia de los Obispos eslovenos, entregó a la Congregación de las Hermanas Educacionistas Franciscanas de Cristo Rey en el 150 aniversario de la fundación, como signo de gratitud y reconocimiento por sus grandes méritos en las actividades educativas, caritativas, espirituales, culturales y por el fiel servicio a la Iglesia en Eslovenia, la medalla de los Santos Cirilo y Metodio, el más alto honor de la Iglesia en Eslovenia.

Después de rezar por las intenciones del Santo Padre, recibimos la indulgencia plenaria otorgada a nuestra Congregación para el Año Jubilar.

La liturgia terminó con el canto del Te Deum y la solemne bendición del Cardenal y de todos los obispos. Luego, la Superiora General y las Superioras provinciales, con las lámparas encendidas junto con los obispos y sacerdotes, fueron en procesión a la tumba del Beato Slomšek, pidiéndole que interceda por nuestra Congregación también en el futuro.

Al salir de la Iglesia, los feligreses nos dieron la bienvenida y nos ofrecieron bebidas y dulces típicos.

El almuerzo para las hermanas y nuestros invitados se llevó a cabo en el gran salón del Instituto "Anton Martin Slomšek" en las afueras de Maribor. Durante el almuerzo, los coros de las distintas provincias nos deleitaron con sus hermosos cantos.

Deseamos que este Año Jubilar nos sea de estímulo en el futuro para alabar y agradecer al Señor y servirlo con humildad.

Sr. Zorislava M.